martes, 28 de febrero de 2017

LA VUELTA AL TRABAJO


Terminan los tan esperados días de descanso, y llega el regreso al trabajo, lo que para algunos puede ser altamente angustiante o estresante. Un cambio brusco en la rutina relajada y alejada de las preocupaciones puede rápidamente borrar el efecto de descanso de las vacaciones pocas horas después de llegar al trabajo, pero hay técnicas para lograr que la transición hacia la rutina laboral sea más gradual. Aquí les dejamos algunos tips para hacer la vuelta a la rutina, más llevadera. 

Tómate al menos 24 horas de adaptación

No es recomendable llegar de vacaciones pocas horas antes de retomar el trabajo. Se estima que para que sea menos traumático, cuerpo y mente necesitan al menos un día de acomodamiento a la rutina de la casa, la ciudad y luego el ritmo laboral.

Predisponte positivamente

Volver convencido que el regreso será pesado, te predispone a que sea más difícil el reintegro al trabajo. Una buena forma de evaluar la vuelta es entender que el trabajo fue lo que hizo posible irse de vacaciones. De esta manera poder percibir las obligaciones laborales como  medios para disfrutar de nuestra vida y recomenzar un ciclo que culminará con unas nuevas vacaciones.

Retoma la comunicación con los compañeros

Una comunicación fluida con tus  pares hará más liviana la transición de los primeros días. Algunas reuniones informales con los compañeros, tal vez compartiendo anécdotas o algún regalo traído del viaje. Esto permitirá tener una idea rápida de lo que ha sucedido en tu ausencia, paso previo necesario a la elaboración de la agenda.

Estructura de manera progresiva las responsabilidades

La reanudación gradual genera una sensación de control que contribuye al equilibrio. Es importante comenzar con las tareas más sencillas y de rápida resolución para volver a acostumbrar a la mente y al cuerpo a la rutina. Se estima que a más tardar a las 72 horas de regresar al trabajo, ya se alcanza el ritmo normal.

Expectativas a corto plazo

Al menos durante la primera semana, es recomendable estructurar la agenda alrededor de objetivos concretos. Si es necesario diseñar la agenda para los próximos días, dejar las reuniones y decisiones más importantes para la segunda semana luego del regreso.

Gestionar los correos electrónicos en orden cronológico inverso

Empezar por el más reciente y terminar con los más antiguos, lo que asegurará no comentar o responder sobre asuntos ya resueltos. También ayuda agruparlos por "Asunto”, para gestionarlos por tema. Una buena forma de volver gradualmente a la rutina es priorizar el orden de los mails.


Ayuda memoria

Como la concentración puede tardar en recobrarse, es conveniente usar recordatorios para las tareas más importantes de los primeros días. Con el avance de la semana, ir resolviéndolos progresivamente hasta alcanzar la agilidad cotidiana.

Breaks

Teniendo en cuenta que se viene de una falta casi total de rutinas, es aconsejable no entrar de lleno a la rutina laboral. Hasta que cuerpo y mente se acostumbren, es útil tomar recreos para tomar un café o mantener una charla con los compañeros.

Cumplir horario

Llegar a la hora y no retirarse más tarde, ya que esto haría más difícil aún conservar el efecto de las vacaciones. El organismo extraña los momentos de ocio, por lo que los primeros días es importante conservar ese espacio lo más posible.

Sumar nuevos hábitos

Tener identificada una actividad que te gustaba hacer en las vacaciones y sumarla a la rutina diaria ayuda a no sentirse tan lejos de las vacaciones: tomar desayuno leyendo el diario o revistas, realizar alguna actividad física o algún paseo a la salida del trabajo contribuye a que el "efecto vacaciones" pueda alargarse, al menos los primeros días.

Regresar al trabajo después de unas vacaciones no siempre es fácil, pero si sigues estos consejos de seguro será posible.

Por: Consuelo Cubillos F. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario