viernes, 10 de marzo de 2017

ADAPTACION AL CAMBIO



Es la capacidad para adaptarse a los cambios, modificando si fuera necesario su propia conducta para alcanzar determinados objetivos cuando surgen dificultades, nueva información o cambios del medio, ya sean del entorno exterior, de la propia organización, del cliente o de los requerimientos del trabajo.

Esto hace referencia a la versatilidad en el comportamiento, a la emisión de conductas adaptativas a los cambios de tipo cognitivos o en los sistemas de valores, expectativas o creencias.

Las empresas tienen como reto adaptarse a un entorno cambiante. Existe una gran presión para lograr resultados y ser competitivos. En ocasiones ponemos la mirada en exceso a los acontecimientos externos. Sin embargo, la clave está en estimular las capacidades internas y el dinamismo intrínseco de la organización. 

Los cambios son parte de la vida diaria y del ambiente laboral. Algunas personas tienen mayor resistencia o dificultad que el promedio de la gente para adaptarse y aprovecharlos. En materia profesional se convierten en retos y oportunidades de mejora para aprender o ascender. En este contexto, las personas que cuentan con la capacidad de resistir  las dificultades y sobreponerse a un estímulo adverso  tienen una habilidad que los expertos denominan resiliencia. 

Los más resilientes son aquellos que intentan tener un  balance en sus vidas y esto es justamente lo que les facilita  transitar con mayor fortaleza y flexibilidad a través de los cambios, explica John Badel, Gerente de Lee Hecht Harrison - DBM Colombia, una multinacional especializada en productividad, retención y desempeño empresarial. "Las personas con este tipo de actitudes adoptan una perspectiva positiva acerca del futuro; son individuos con visión y propósito de vida que se cuidan en todo sentido: hacen deporte, procuran una buena alimentación, duermen bien, invierten en sus relaciones familiares y sociales, además de mantenerse actualizados en su campo de acción profesional", agrega Badel. 

Bajo esta mirada, y en un mundo globalizado e interconectado como el actual, las empresas y los empleados deben ofrecer resultados constantemente. Por lo tanto es clave adoptar una mentalidad positiva, ante cualquier circunstancia, para alcanzar las metas individuales y corporativas que se establezcan.


Recomendaciones del experto

Si bien hay personas que se adaptan al cambio, algunos se demoran en aceptarlo e incluso otros se niegan por completo a cualquier modificación. Algunas pautas para quienes poseen una baja resiliencia son:

- Entender qué trae cada cambio, porque todos generan pérdidas. 
- Establecer cuáles son los principales retos y oportunidades que plantea el cambio. 
- Tomar una decisión frente a esos desafíos, opciones disponibles. Ignorarlos, aprovecharlos o rechazarlos. 
- Hacer un plan de acción y llevarlo a cabo. 

La resiliencia es una habilidad y una actitud frente a la vida que, en materia profesional, se desarrolla al conectarse con  compañeros, jefes y otros contactos laborales. 

Por: Consuelo Cubillos Fredericksen

No hay comentarios:

Publicar un comentario